Mi madrastra prefiere mi polla a la de mi padre

Ella duerme con mi padre, pero muchas noches mientras duermo viene a visitarme. No hay dudas de que ella prefiere una polla joven, y para eso recurre a mi. Asegura que a mi padre ya no se le levanta apenas y que le falta pasión, prefiere a los jovencitos como yo. Aquella noche me despertó como ya había hecho otras veces. Me levanté sobresaltado, pero ella me agarró y me tiró contra la pared para comenzar a besarme. Después comenzó a desnudarme y me sacó la polla para metérsela en su boca. La vieja estaba muy cachonda, no tardó mucho en tumbarse en la cama y abrir sus piernas para que yo procediera, y tampoco me lo iba a pensar mucho.

Toqué primero su chocho para ver si estaba bien lubricada y la cerda lo tenía empapado. Así que acerqué mi rabo a su vagina y se la metí entera. Ella gemía y retozaba como una guarra, era raro que mi padre no se enterase de nada estando en la habitación de al lado.

No pude aguantar mucho, lo cierto es que mi madrastra me pone muy cachondo, así que cuando iba a correrme la saqué y le tiré toda mi leche encima. Luego ella se levantó como si nada y se vistió para volver a la cama con mi padre.

VÍDEOS PORNO RELACIONADOS