Jovencita con el culo taladrado por una polla gigante

El negro tenía una polla monstruosa, tan gorda como el brazo de la joven. Eran vecinos desde hacía muchos años, pero recientemente ella comenzó a fijarse en el hombre, especialmente cuando se enteró de las grandes pollas que suelen tener los tíos de color. Y no se equivocaba, en cuanto sedujo al hombre descubrió lo que tantas veces había visto en su ordenador pero nunca en persona: una polla gigantesca. Aquel pene era descomunal, intentó chuparlo pero le costó demasiado. Al rato el tío se dispuso a penetrar su vagina y lo consiguió con mucho lubricante, pero fue capaz de metérsela entera.

Al rato decidió probar por su culo. La jovencita, que nunca antes había follado por ahí, ponía sus ojos en blanco por todo lo que ese gran pene la estaba haciendo sentir. Sin lugar a dudas llegó a varios orgasmos que ella catalogaría como los mejores de su vida.

VÍDEOS PORNO RELACIONADOS