Aquella madura era más puta de lo que pensaba

Tenía dos tetas muy grandes y me llamó la atención, pero no me imaginaba que fuera tan guarra. Después de hablar con ella supe que acabaría follándomela y fuimos a su habitación. Nada más llegar comenzó a desnudarse y no le importé que yo estuviera grabando con mi móvil. Enfoqué a sus tetazas y las tenía enormes, me encantan los pechos de las maduras. La guarra se agachó y comenzó a comerme la polla. La vez no fuera muy guapa de cara, pero con ese cuerpazo y el hecho de ser una mujer mayor era más que suficiente para ponerme la verga bien dura.

Tras la mamada se puso a cuatro patas y se abrió el coño, yo estaba alucinando, nunca lo había tenido tan fácil con una hembra, ni tan siquiera con las más veteranas. Me acerqué y se la metí directamente en su vagina penetrándola hasta el fondo. A pesar de tener más de 50 años tenía una flexibilidad inusitada, tanto que reconozco que no aguanté demasiado. Fui a correrme y puso la cara para que se lo echase todo. Me salió una corrida enorme, le eché tanto semen que apenas se veía su rostro, solo me percaté de que ella sonreía. Luego fue al baño a limpiarse mientras yo seguía grabándolo todo. Que zorra era esta vieja folladora, espero volver a encontrármela de nuevo.

VÍDEOS PORNO RELACIONADOS