Tuvo que compartir cama con su madre, y cuando ella estaba dormida…

No siempre es buena idea que una madre y un hijo compartan cama. Ellos no tuvieron más remedio, en la habitación del hotel solo había una cama. Pero que más daba, al fin y al cabo eran familia. Sin embargo el chico no podía dormir, se limitaba a mirar a su madre dormida a su lado. Que llevara ese pijama sin bragas no ayudaba precisamente.

Mientras ella estaba durmiendo él empezó a tocarla y acariciarla. Esperaba que no se despertase, menudo corte si se daba cuenta de lo que estaba haciendo. Así pues siguió acercándose cada vez más a su coño hasta que ella se dio la vuelta y se colocó en postura cucharita, es decir, con todo su culo rozando su polla.

Eso fue lo que descolocó al muchacho, seguramente estaba despierta y quería que siguiera. Fue entonces cuando decidió ir a por todas y tocó directamente su chocho. Efectivamente estaba despierta, y por lo visto muy caliente.

Poco después ambos ya estaban desnudos, él comiéndole el coño y ella retozando como una cerda. Al final penetró con su verga su jugoso chochito, mientras la embestía sus tetazas botaban una y otra vez.

VÍDEOS PORNO RELACIONADOS