Tranquila, tu madre nunca lo sabrá

Él era la nueva pareja de su madre y llevaba tiempo viviendo en su casa. La jovencita nunca había tenido padre y lo veía como una figura paterna. El problema es que el hombre no la veía como a una hija, sino como a una tía a la que podía follarse un día de calentón. Y cuando la chica fue en pijama a sentarse sobre las rodillas del hombre su madre, que estaba presente, no se habría imaginado nunca que podría pasar aquello.

En cuanto la mujer se fue se sacó la polla ante la cara de asombro de la jovencita. Le dijo que se la tenía que comer, y como chica bien educada que era lo hizo. Luego le dijo que se desnudara y también obedeció. En cuanto le vio el coño la polla le palpitaba, joder, vaya chocho tenía la tía. No solo tenía un coñito bonito y depilado, sino que además lo tenía muy mojado… se notaba que la chica estaba realmente cachonda.

En cuanto le metió la polla se dio cuenta de lo lubricado que lo tenía, al salir su polla salía mojada con un líquido blanquecino que venía del coño de la chica.

Al final tuvo la deferencia de correrse fuera, aunque bien le hubiera gustado echarle todo el semen dentro. Eso si, ni una palabra a su madre…

VÍDEOS PORNO RELACIONADOS