Te voy a enseñar un juego que te va a gustar

Un viejo degenerado no ser corta a la hora de entrar en casa de sus vecinos aprovechando que la chica se encontraba en el salón. La jovencita se encontraba en el sofá con uno de sus muñecos, pero tampoco era tan inocente como pudiera parecer. El motivo por el cual el viejo entró fue porque la vio tocándose y jugando con su cuerpo, cosa que sin duda alguna resucitó el rabo de ese hombre maduro.

Tras sentarse con ella en el sofá su mirada lo decía todo, tenía la típica forma de mirar de un hombre que solo busca meter su polla y para ello sería capaz de cualquier cosa. La chica se sentía extraña por las cosas que su vecino le decía, pero ya no tenía edad para tonterías y mucho menos para jugar con muñecas. A sus 18 años ya tenía edad para probar buenas pollas. Así que el viejo comenzó a tocar sus piernas para tantear el terreno y poco a poco se la fue ganando, ella en realidad ya estaba caliente antes incluso de que él llegase a su casa.

Al poco la muchacha ya estaba desnudándose y amarrándose a su verga para chuparla. No lo hacía mal para su corta edad, se notaba que ya lo había hecho antes. Poco después la penetró, eso ya no era un juego, ahora tenía la polla de un viejo dentro de ella y eso le excitaba.

VÍDEOS PORNO RELACIONADOS