A su madre le costó poco seducirle

Ella siempre presume de ser una gran madre, aunque si sus amigos y familiares supiera lo que hace con su hijo tal vez lo pondrían en duda. Como podemos ver y disfrutar en este vídeo porno, cada vez que su madre tiene el coño húmedo aparece en la habitación de su hijo, se echa a su lado y lo estruja sobre sus pechos. El muchacho sabe perfectamente lo que eso supone, que ella tiene ganas de sexo. Por eso mismo aprovecha para tocarla, besar sus tetas y posteriormente aferrarse a sus labios.

Mientras eso sucede ambos se van desnudando hasta quedarse sin ropa. Sus pechos desnudos se aprietan el uno contra el otro hasta que la madre siempre baja para comerle el rabo al chico. Ella tampoco quiere que eso sea una relación sentimental, al fin y al cabo se trata de su hijo, quiere que solo se centren en follar y en desahogar esas ganas que tiene en su entrepierna.

Poco después de la mamada el jovencito ya estaba penetrando a la vieja, la cual por fin se sentía aliviada, pero quería más. Después de cambiar unas cuantas veces de postura y de disfrutar de un buen rabo joven la madre se dio cuenta de que el chico se iba a correr, por lo que se sacó la polla y puso su boca para recibir toda la corrida y sentirla en su cara.

VÍDEOS PORNO RELACIONADOS